martes, 22 de diciembre de 2009

NADAL FAMILIAR


A la meva família érem set germans. Els meus pares ens feien gaudir molt de les festes. Nadal era el dia més celebrat de l’any. Uns dies abans, i a taula, decidíem el dia per anar al bosc a cercar troncs trencats per fer la cova i demanar-ne un de més gran per fer cagar el tió.

A les vigílies, una altra excursió per cercar molsa, pinyes i algun petit arbust que no podia mancar al pessebre. Quan ja el teníem fet i remirat, venien amics del meu germà petit que cantaven a l’escolania i ens feien un recital de cançonetes de Nadal. Això sí, amagats sota la taula, ja que un d’ells era molt vergonyós.
La nit de Nadal, ben abrigats i amb bufandes, assistíem a la “Missa del Gall” encara que ens agafés el son. No hi volíem faltar mai. Ens entusiasmava el cant de nadales tot besant el nen Jesús, i sobretot l’arribada a casa amb la tertúlia i els cants, tot tastant els primers torrons de la temporada, junt amb alguna neula, i el traguet de mistela amb porró, que no mancava mai  aquella nit.

El dia de Nadal la gran trobada era a taula. La reflexió i el record per als pobres i el petit obsequi de menjar per als més propers a casa. El nostre dinar era el típicd’aquells temps: escudella, carn d’olla amb bona pilota, pollastre amb prunes i pinyons i ,a l’hora de les postres, encara recordo amb il•lusió el tràfec que teníem els més petits d’esmolar els pals per fer cagar el tió, perquè si no cagava no tindríem els torrons, les neules i el champany tan desitjat pels més grans.
La sobretaula s’allargava plena de cantades amb petits instruments casolans, acompanyatdes de rialles i abraçades que ens sortien del cor.

El dia de Sant Esteve anàvem a veure la representació dels Pastorets.

Rosa Juncadella, 25 de novembre de 2009


Voldria transmetre una  poesia que va escriure el meu pare l’any 1938 titulada “ Dia joiós ”
                                                     

D I A  J O I Ó S

Nadal s’acosta. Bella diada.
Molts dies abans preparem ja
un lloc de casa per al pessebre
i fem els plans per començar.

Un munt de fustes i tions guerxos
són les muntanyes que anem a fer:
grans fondalades i cims altíssims
per on vinguin ramats de bens.

Sacs vells es busquen per estripar-los,
guix amb destresa sabem posar,
fustes molt velles ben combinades,
plans i muntanyes per adornar.

El pla en marxa, fem comentaris:
“és molt més maco que l’any passat”.
Vull que intervinguin els nens i nenes,
tots els de casa, ja està pactat.

El pare arregla alguna cosa.
La mare, roba busca per fons
i la quitxalla, la més petita,
fan comentaris plens d’il•lusions.

Una gran caixa del rebost treuen
on les figures passen el temps,
l’obren, somriuen i els petits canten,
és la gran joia, tots molt contents.

Treuen la molsa que ja està seca,
el bou, la mula i els pastorets
i per fi treuen d’una capseta:
Josep, Maria i el Jesuset.

Les muntanyes totes són fetes,
les figuretes van arribant,
sempre caminen totes soletes,
són tan formoses! Déu és molt gran.

Joan Juncadella, Nadal 1938

miércoles, 16 de diciembre de 2009

NAVIDAD



Cambio mis regalos, por deseos.
Deseo volver a ver a mis seres queridos.
Regalo todo lo material
por un pequeño momento tan especial.

No habrá riñas ni regalos, solo el amor incondicional.
De nuevo quiero que estén junto a mis pensamientos
en los días que el frío me hace tiritar de ilusión
esperando la navidad.

Esperando detrás de la puerta, para oír el silbato del tren.
Pero el tiempo, dando paso al silencio, la quietud.
El silbato no suena, el tren sigue su camino.
Pero vosotros, como cada año, os apeáis del tren

y volvéis para compartir ese día tan especial que es la navidad.

Nuria Mas, 20/11/2009

viernes, 11 de diciembre de 2009

TE ESPERO



Te echo a faltar, hija. A las dos y a las tres de la madrugada. Mientras espero: tu cama vacía a la que me acerco, la noche azul vencida y un reloj fiero.
Tu ventana se pinta de negro esta noche y de flores las calles que abrazas.
Todos los instantes del mundo a mi lado, y  tu silencio.
¿Qué somos los padres ya, cuando los hijos vuelan? Quizás nada o tal vez  puertos fieles de lejanías sin horizonte, esperando atisbar la barca para asirse afanosamente a ella, a ti… Para estar juntas un poquito y bordar recuerdos, en mi ausencia, vivos. ¿Hace una charla?
Esta barca que  acercándose dibuja un lazo entre cielo y agua, cosiendo amorosamente dos espacios  infinitos de gloria. ¡Se desata la esperanza!
Imágenes recortadas de un tiempo que soy yo y eres tú. Pañales pequeños, besos dulces de papillas en las mejillas más bonitas, las tardes de sol…
Tú dorada, yo amor.
Parece que tu  vida se llena y la mía se vacía.
Te espero, reina, te espero siempre…Vengas o no, te espero.
¡Bendita agua de verano en el brillo de tu piel!  Melocotones y ternura.
Sábanas de risas, de juegos y aquella niña feliz que puesta en la camisa de su padre corría descalza para besarle. ¿Recuerdas aquel verde? ¿Y las mañanas repeinadas con sabor de chocolate?
¡Cómo he podido ser tan feliz y no saberlo!
Ahora, esta noche y aquí, acicalada de azul espera, ¡envidio tanto el espacio y el tiempo que vivirán contigo! Porque hija… ¡Cómo me gustaría poder abrazarte siempre y estar siempre que sea necesario!
Suena la llave que abre el descanso. El descanso tuyo cargado de alegrías y el mío que busca regazo.


Teresa  Riera

miércoles, 9 de diciembre de 2009

SOLA




Sola me quedé, cuando te fuiste
con  tu triste soledad. Volaste tú,
rogué por tu salud con plenitud,

mi vida quedó vacía y triste.

Lloré en silencio tu triste huida,
recordando viejos tiempos vividos,
tratando de luchar contra el olvido
del rostro de la amiga, perdida.

Pobre dolor el tuyo. Para qué
sueños rotos, delirios banales.
Todo terminó, hoy ya no sueñas.

Así es el destino sin saber por qué.
Sufrí y luché contra tus males,
y no pude luchar contra tu dueña.
               

Manuela Llera Ramos

jueves, 3 de diciembre de 2009

ALMANZOR


Si ya es difícil estudiar con criterio imparcial la Historia de España, harto dificultoso es el estudio de un personaje como Almanzor que vivió en pleno siglo X, en una época en la que reinaba la más absoluta oscuridad histórica. Sin embargo, nos ha quedado  testimonio de historiadores tales como Ibn Hayyan (La gesta de los Amiríes) ó Ibn al -Jatib. También, por parte cristiana, en lo concerniente al personaje, nos quedaron los antiguos cronicones escritos por los monjes medioevales, que en nuestros días se nos ofrecen con mayor o menor grado de verosimilitud. 

A Muhammad Ibn Abú Amir, Almanzor, se le supone nacido en un territorio llamado “Turrush” cercano, al parecer, a Algeciras. Algunos aseguran que era natural de Torrox, provincia de Málaga, hijo de una familia árabe originaria del Yemen. Fue un joven brillante, licenciado en Derecho y en Letras en la Universidad de Córdoba y destacó tanto por sus cualidades que pronto iniciaría  una fulgurante carrera política que lo llevaría a la Corte del Califa, Alhakem.

A la muerte del Califa se disputaron el trono el hermano del fallecido, el gran visir Cháfar y su jefe militar, un prestigioso general, llamado Galib.

El joven Almanzor, sabedor de lo que más le convenía, supo maniobrar entre los dos principales poderes políticos, tomando partido por el militar, desposándose además con una de sus hijas. Una vez consolidado Galib en el poder, Almanzor se enfrenta con las armas a su suegro, infligiéndole una derrota en la famosa batalla de San Vicente, en la que perece el propio Galib. En un gesto de crueldad inaudita, Almanzor le envía la cabeza de éste a Asma, su esposa, la hija del infortunado general.

A partir de entonces, se erige en el dueño y señor absoluto de Al-Andalus, confinando  al Califa-niño, Hixem II, allá en los palacios dorados de la Medina Azahara.

Y también es a partir de ahí, a finales del siglo X,  cuando la cristiandad padece una a  una las 56 campañas del invicto caudillo amirí. Él asoló ciudades y fue arrebatando uno por uno a reyes y condes cristianos, los territorios que tan arduo trabajo había costado fundar y repoblar.

La hegemonía leonesa estaba herida de muerte por Almanzor. El Manssur (El Victorioso) atacó Santiago de Compostela, destruyó la iglesia y llegó ante el sepulcro del Apóstol Santiago, que no llegó a destruir. Dice la leyenda, que un rayo cayendo entre su caballo y la tumba del Apóstol  lo hizo marchar de allí, preso de un miedo supersticioso. Mientras tanto, los cristianos, también sumidos en un miedo pavoroso, se refugiaban tras las murallas de Lugo, amedrentados ante el poderío del musulmán.

Finalmente, se acabaría el constante martilleo islámico sobre los territorios cristianos, cuando en su 56ª campaña, regresaba a Córdoba, después de haber destruido el Monasterio de San Millán de la Cogolla. Las crónicas musulmanas nos dicen: “En la campaña quincuagésimo sexta, en la que falleció, había salido de Córdoba estando ya enfermo, víctima de una peste asquerosa,  y aun así hizo botín. Empero la enfermedad lo obligaba a regresar a Córdoba, pero murió y fue enterrado en la frontera, en Medinaceli, el veintisiete del Ramadán del año 1002”.

Sobre su tumba se escribió:
“Sus hazañas te informarán sobre él,
como si con tus propios ojos lo estuvieras viendo.
¡Por Allah, que nunca volverá a dar el mundo nadie como él
ni defenderá las fronteras otro que se le pueda comparar!

Por su parte, los Cronicones y Anales cristianos consignaron:
“Engendro diabólico, movido por el genio del mal, atraía a los cristianos con una tolerancia aparente y al mismo tiempo profanaba sus santuarios.
Pero al fin la divina piedad se compadeció de tanta ruina, y  pasados doce años pereció  con su ejército, golpeado por el Señor”.

Y el Cronicón Silense señaló con terrible brevedad:
“Año 1002, mortus est Almanzor et sepultus est in inferno” 


Miguel Ramos

martes, 1 de diciembre de 2009

EL MOLINO DE LA SOLEDAD




EN MIS VACACIONES

He estado pensando que tenía que escribir algo para el Club de Escritores, pero no se me ocurría nada.
Un día de este verano me vino al pensamiento algo que contar de mi pueblo, de Lora. Recuerdo que había un molino de aceite que le llamaban El Molino de la Soledad, cerca de la alameda del río. El molino de aceite no lo conocí porque dejaron de prensar y lo utilizaron de granero de cereales.
El molino era de unos señores que tenían bastantes tierras y cortijos, en el molino tenían sus caseros. Entre ellos estaba la Tranca del Infierno. Yo nunca supe si era casada o soltera. Siempre la conocí viejecita, vestida de negro y con pañuelo en la cabeza. Y siempre en El Molino de la Soledad. Esto que he escrito es una introducción de lo que yo vi en aquellos tiempos.
A continuación, os voy a contar la historia de esta señorita o señora o la Tranca del Infierno.
 

EL MOLINO DE LA SOLEDAD


Era larga muy larga y fina como un ciprés. Vestida de negro parecía una viuda amargada. Mis amigas y yo, al caer la tarde, íbamos a la alameda que estaba delante del molino. Para verla, nos poníamos lejos. Se sentaba en su mirador, rodeada de gatos,  mirando hacia el cielo. A las gentes, apenas las miraba. Mis amigas y yo enseguida nos íbamos de aquel lugar porque nos causaba respeto verla. Nunca nos metimos con ella pero para mí fue una mujer extraña y el molino se me hacía misterioso.
Vivía no sabíamos en que rincón del ya abandonado molino, aunque todavía en aquel tiempo se seguía usando como granero. Yo me acuerdo de haber visto a algunos hombres llenando los sacos de trigo. Ella no salía de sus aposentos hasta que terminaban de faenar sus cereales. La tranca del infierno, como todos la llamábamos, solía salir a comprar a última hora o cuando cerraba la tendera que ya la conocía y la esperaba para venderle lo que le hiciera falta. Lo compartía todo con sus gatos y los ratoncillos. Ella, por lo que yo sentía, había vivido toda su vida a sus anchas en El Molino de la Soledad.
Tenía la cabeza pequeña y movía con un raro tic nervioso sus ojos diminutos. No  podía soportar que le llamaran señora. Los niños, que conocían su debilidad, se metían con ella, le decían, “¡Hola señora!” Ella se enfurecía. Lo menos que les llamaba era hijos de… y demás palabrotas, mientras buscaba piedras para arrojárselas. A veces, los niños pueden ser crueles, pero para ellos era como una diversión.
La verdad es que había sido rebautizada como La Tranca del Infierno. Lo cierto era que cuando le gritaban “¡Señora!”, se ponía hecha una fiera, insultando a todos lo que se ponían delante. En fin, aunque a ella no le gustase la Tranca del Infierno era alta y derecha como una señora. Con todos mis respetos, que yo le tenía a ella.   


Eulalia Milla, 9-8-2009

martes, 24 de noviembre de 2009

LA LLENGUA CATALANA

La llengua és la gran herència
que hem rebut d’avantpassats,
i ja en el pit de la mare
descobrim el seu parlar.

En els petons i abraçades
hem començat a copsar,
paraules d’amor expressades
que poc a poc han penetrat.

La llengua, és com una joia
que hem d’ensenyar a valorar,
tot respectant les persones
l’hauríem de fer estimar.

Als nous vilatans que vénen
amb afany de progressar,
ajudem-los a que parlin
la llengua dels catalans.

Les llengües que aprendran
al llarg de la seva vida,
els obriran nous camins
de ciència, art i cultura.

Fem créixer la nostra llengua
no ens la deixem trepitjar,
procurem fer nous amics
compartint nostre parlar. 

Doncs la llengua catalana
és per a mi un gran tresor
fou llegat de pare i mare
que van infondre al meu cor.

Rosa Juncadella, 12 de febrer de 2009

miércoles, 18 de noviembre de 2009

EL PASO DEL TIEMPO



Las cosas importantes son aquellas
que pasan por tu piel,
aquellas que hacen aprender,
que hacen reír y llorar a la vez.



Ese beso que se da,
es lo prohibido,
es la rosa que se entrega
por el amor recibido.

Es el perfume de la rosa
que embriaga los sentidos,
ese carmín de los labios,
del primer beso que he sentido.

Hojas blancas que se callan,
que guardan en su interior
ese hermoso mensaje,
como guarda la rosa
en sus pétalos
la premura de su olor.

¡Calla! ¡Calla! Amor mío,
rosa de mi jardín,
hojas blancas que he escrito,
con todo mi cariño y amor,
mis pobres versos
salidos de mi corazón.

Las cosas importantes son aquellas
que dejan huella en tu piel,
las que hacen reír y llorar a la vez.

Miro al cielo,
veo como pasa,
el que llamamos tiempo

y queda marcado en la piel.

Como la espina clavada,
de la rosa que te regalé,
¡Calla! ¡Calla! Amor mío,
otro día te regalaré
lo prometido.

He podido estrujar mi mente,
consiguiendo mis versos
y mis poemas
en este mar inmenso,
del mundo donde nadamos.

Todo deja marcado
la huella sobre la piel.
El tiempo es el testigo,
tú lo ves en mí
yo lo veo en ti.

El cielo lo ve pasar,
ese que llamamos tiempo,
y queda marcado
en nuestra piel,
y el mar y el sol,
sin más, lo ven pasar.

Higinio San Millán, 10-5-08


martes, 10 de noviembre de 2009

He canviat el llit per un cafè calent...



He canviat el llit per un cafè calent a la meva cuina lluminosa. Just acaba d’obrir-se el sol per a tots els habitants d’aquest poble, els de totes les ciutats i països on ara despunta el dia. Per a mi també.

Aquesta aroma que es dibuixa entre la taula, els fogons i la tassa, m’abraça i m’agrada. Vull seure.

Miro els llacets de colors que agafen les cortines perquè sembla que vulguin mostrar-me el paisatge, convidar-me a viure i ensenyar-me amb timidesa un espai matinal, asserenat, quotidià, ple de trànsit i de notícies radiofòniques.

Les nenes encara dormen, però jo ja sóc aquí, esperant-les...

El món es lleva amb mi, o sóc jo qui es lleva amb el món? Tot plegat és ben curiós! Perquè, a veure... Jo formo part del món o el món té una infinitament petita part de la seva composició que és diu Teresa?

Bé! En qualsevol cas aquests moments són vitals, plens de força i d’alegria.

El rentaplats no ha deixat cap senyal del dia anterior. Així, doncs, tot comença de nou!

Sí, ja ho sé... Serà la mateixa feina, potser les mateixes paraules al company afligit, la rutina diària que en diem. Però quan miro per aquesta finestra de la meva cuina lluminosa, amb el pijama que em va gran i els ulls encara mig tancats, se’m posa l’ànima tan encesa d’aquesta llum nova i recent que voldria sortir a menjar-me la vida.

Bon dia, Teresa! 

Teresa Riera

viernes, 6 de noviembre de 2009

LA FUENTE DEL CARIÑO

Si pudiera asimilar el deleite del agua que me observa,
si pudiera limpiar todo lo sucio con ese agua que me sonríe.
Veo una historia que borda las costuras más hermosas,
la añoranza con la melancolía que dibuja,
unas pulcras páginas con unos sencillos versos.
Bello manantial, bello manantial…
A ti, Fuente del Cariño,
a ti te lo quiero contar.

Si puedo escribir minutos
del surcar toda una vida.
El pájaro transmite con su canto
una historia que a través del tiempo,
remanso de paz y amor,
azota la brisa tenue sobre los árboles centenarios
formando dialogo sin voz.

Mientras, nuestros cuerpos embelesados con el nombre
que te asignaron, fuente del Cariño.
Transcurrían las horas como minutos fugaces,
en un mutuo palpitar del corazón,
esperando una respuesta al sonido monótono
del agua al caer en el fondo de la balsa,
en el dulce remanso del silencio.

Fuente del Cariño.
Sí, Fuente del Cariño,
donde mecía la madre al niño,
donde el abuelo contaba historias…
Donde, no sé donde…
Donde, y sencillamente, la tarde era noche,
donde la noche era gloria.

Higinio San Millán, 11/10/09

miércoles, 4 de noviembre de 2009

MADRE TIERRA



Tú vas por el universo
en tu camino incansable,
sorteando los crepúsculos
con tu Luna inseparable.

Y la Luna con sus caras
nos da la cara y la cruz,
nos oscurece y alumbra
ofreciendo inspiración
a aquellos que no la tienen
por carecer de valor.

¡Ay! Mi lunita encantada,
no me ocultes tu mirada.
Mis ojos se entristecen,
quiero que tú seas mi hada.

Amor a la madre Tierra,
a las plantas, a las flores,
a las noches y a los días
yo tengo muchos amores.

Mi voz dormida reposa,
la pluma está protestando,
presa de tantos temores
porque no quiero expresar
la causa de esos horrores.

Madre Tierra que cobijas
todo lo que tú creaste,
por qué quieren destruirte
gente con tan malas artes.

Extensa, limpia y hermosa,
generosa, fuerte y bella,
por qué el progreso te hiere
destruyendo tus principios.
Para lucrarse te quieren.

Tú derrochas los manjares
siempre fiel a tu costumbre,
los humos no te acobardan
aunque intoxiquen tu cumbre.

Quieren destruir tu esfera
para lucrarse unos cuantos,
y yo, pobre sierva tuya,
lucho por salvar tu manto.

La pluma se me rebela,
a mi voz no corresponde.
Quiero luchar y no puedo.
¿Cómo ordenar un desorden?

Siempre pienso  liberar
aquello que está cautivo,
la madre Tierra me clama
sabiendo yo los motivos.

Cautiva de gente innoble,
insaciable en sus poderes,
con tal de llenar sus arcas
se olvidan de sus deberes.

 Manuela Llera Ramos

viernes, 30 de octubre de 2009

EL CEMENTIRI ANTIC DE PALLEJÀ


Tinc el sa costum de visitar el cementiri de Pallejà a la diada de Tots Sants, dia en què també es commemora la festa dels fidels difunts. En el transcurs de la meva visita, faig una pregària per totes les persones que hi ha enterrades. També, amb el cor ben trist, hi vaig les dates d’enterrament del nostres familiars i dels amics o amigues més íntims.

Avui he entrat a visitar-lo, per fer-ne una descripció i un breu comentari.
En el seu entorn exterior hi ha un parc amb gespa molt ben cultivada, uns bancs per descansar o també  per meditar i uns jardinets amb flors a l’entorn de la reixa d’entrada. A la part de dins contemplo uns xiprers, dos  panteons i diversos pisos de nínxols, alguns carregats de  flors; també hi ha corones dipositades a honor dels difunts més recents. Les làpides porten el nom i cognoms de les famílies respectives i algun que altre retrat seguit de creus, imatges i objectes que poden ser referents als difunts que hi descansen. 

Jo anava pensant: “Els xiprers són signe d’acolliment i ens obren a l’infinit. Els rams de flors - que en cert punt fan impressió d’exposició, tot i que respecto el sentit i l’emoció amb què les dipositen familiars i amics - ben aviat espanseixen i s’assequen”. Us dic amb tota franquesa que el que m’ha captat més l’atenció són els retrats amb els noms corresponents. A mi, em queden molt gravades les fesomies de les persones que fan vida en el nostre poble i la bona relació que he tingut amb elles, fins i tot en les salutacions en el passeig pel carrer, i m’agrada recordar els seus fets. També he descobert que hi ha difunts o difuntes que han mort fa poc temps i que no n’estava assabentada.

En asseure’m al banc del passeig, he començat a meditar que si tens fe no pots quedar-te amb la fredor de la caixa. Aquest és el motiu que em porta a recordar les persones en vida i amb els seus fets positius, tot esperant i desitjant que puguin gaudir d’una vida més feliç a l’infinit de Déu. 

martes, 20 de octubre de 2009

LA MAR




En la arena de la playa
escribí tu nombre un día.
Las olas se lo llevaron
la mar lo guarda dormido
y yo espero tu respuesta
con mi corazón herido.

Mar en calma, cálmame.
Vientos fríos me dominan.
Sobrevuelan mis sentidos
turbulencias vespertinas.

Mar brava, escúchame.
No golpees mi camino.
En la espuma de la roca
está escrito mi destino.

Allá por el horizonte,
donde la vista se pierde,
diviso un barquito blanco
donde la luna se mece.

Mar de noches estrelladas,
las estrellas juguetean
coqueteando en tus aguas
mientras tú las bamboleas.

Mar muerta, si lo consiguen,
porque inicios tienes ya,
residuos contaminantes
en tus entrañas están.

Si un día que mucho tarde
mi materia hay que guardar,
quiero dormir en silencio
en tu lecho de cristal.

Hoy la bruma te entristece,
no llores, que ya verás,
al levantar la mañana
el Sol te iluminará.

Manuela Llera Ramos

miércoles, 14 de octubre de 2009

LA FONT DEL “ CARINYO “

Han dit i està comprovat
que amb l’amor i la tendresa
molts de mals s’han curat,
amb el foc de l’abraçada
fugen dolors i ansietats.

Hi ha moments en la vida
que amb una forta abraçada
teixim llaços d’amistat
amb persones allunyades
que voldríem retrobar.

Succeeix moltes vegades,
que ens han mancat les paraules
per expressar un sentiment,
i un petó i una abraçada
han superat el nostre intent.

L’abraçada és confiança,
fortalesa i energia,
protecció i seguretat,
autoestima i remei
per ser feliç cada dia.

Qui no transforma amb afecte aquesta bella paraula que al català no existeix? “Carinyo”! És amor, és amistat, és tendresa? Quina fragància es respira amb els arbres i l’herbei! Els nostres ulls es fascinen contemplant la bella plaça i la font amb degoteig! i en el fons de les oïdes hi ressona el xiuxiueig del cant infinit d’ocells. El sol ens volia complaure amb la seva llum resplendent, mes no vingué a saludar-nos i crec que molt bé gaudia contemplant la nostra gent.

Rosa Juncadella. Caminada de la Gent Gran, 13 d’octubre de 2008

miércoles, 7 de octubre de 2009

HISTORIAS DE LA PUTA MILI




En el Regimiento de Infantería Barbastro 43, los quintos, los milicos, como dirían los latinoamericanos, pasaban hambre de varios tipos; el lector ya me entiende.
En el Regimiento de Infantería Barbastro 43, una tarde que el corneta tocó a paseo, el soldado andaluz Delfín Trigueros salió escopeteado del cuartel en dirección al pueblo. Iba cargado de buenas intenciones. Él tan solo quería ver, andar y tomarse unos vasitos de clarete en alguna de las tabernas. Por el camino, iba tarareando la canción de Perales: ....Y los domingos... a pelear hembras.....

Pero hete aquí que al pasar cerca de la Estación del Ferrocarril divisó una moza garrida, loçana e bien colorada, que diría el Arcipreste de Hita.
Pechaba la moza con un voluminoso equipaje; un voluminoso equipaje que a duras penas podía mover e iba arrastrándolo hacia el tren que la llevaría al pueblo más cercano, distante a 20 kilómetros.
Trigueros, al ver aquella odalisca tetuda y culona en tales apuros, no se lo pensó dos veces y se ofreció caballerosamente a ayudarla en aquel trance.

- Muchas gracias, soldado, por tu ayuda. Me llamo Conchita Puig.
- Delfín Trigueros, pa comete, perdón, pa servite.

Total: que en un santiamén, ya habían tomado asiento en el vagón, enzarzados en una animosa e íntima charla. Y hablaron durante tanto y tanto rato, que no se apercibieron de que el factor de la estación ya había dado vía libre al tren para salir. Se apercibieron de ello al sentir la brusca sacudida del tren al arrancar.
Viendo Trigueros, horrorizado, que el tren ya estaba cogiendo carrerilla, camino de Monzón, quiso tirarse por la ventanilla; pero la chica le tenía asida la mano....

- Quédate aquí conmigo. Cuando lleguemos a Monzón, tomas el tren de vuelta.
- Si, sí. ¡Cómo no! Claro que sí, Conchita... mmm… Dame un beso.....

Y así, entre besitos y arrumacos, se le pasó volando la tarde a Delfín.
De vuelta al cuartel, ya de noche cerrada, el centinela le echó el alto.

- ¡Alto ahí! Cabo de Guardia: avisa al Teniente. Dile que ha regresado Delfín, el desertor.



Salió el teniente Custodio, con cara de pantera sonámbula.

- ¿Quién vive?
- Lo que es por la presente, me figuro que vivo, mi teniente. Aquí se presenta el soldado Delfín Trigueros.

El teniente Custodio tenía muy mala leche. Desenvainó el sable y apuntando a la garganta de Delfín, le espetó,

- ¡Soldado: abróchate la bragueta del pantalón! ¿Cómo es que llegas a estas horas al cuartel, ein? ¿Ein?
- Verá usted, mi teniente... He conocido a una chavala; me enrollé tanto con ella que se me pasó la hora de regresar.
- ¡Ah! Con que esas tenemos, ¿eh? Y dime, ¿te la has tirado? ¿Sí o no?
- Pos no, mi teniente. Acababa de conocerla... Comprenderá usted...
- ¡Cabo de Guardia! -rugió el teniente Custodio- Arreste a este perdedor y enciérrelo en el calabozo. Y que mañana le rapen la cabeza al cero.

Y así fue como le dejaron la cabeza como una bola de billar. La primera y única vez que le cortaron el pelo al cero al soldado andaluz Delfín Trigueros.
Después de este episodio, recibió varias cartas apasionadas de Conchita Puig, pero él ya no le hizo el menor caso. Él tenía ya su novieta en Cataluña, que estaría esperando a que lo licenciaran, con la flor Edelweis oculta entre las páginas de un libro cualquiera.

MIGUEL RAMOS

viernes, 4 de septiembre de 2009

SOLEDAD SOCIEDAD

No mintáis,
no mintáis buen hombre,
no soltéis vanas palabras,
ni faltéis testimonio.

Que la sociedad es sabia
y no se puede engañar.
Él solo se ha marginado
y ahora culpa a la sociedad
del desaguisado.

Escuchas el canto del búho,
solitario, tienes envidia,
solo como un naufrago,
preñada de islas por doquier
habitadas por don Nadie,
tan solo un canto de un ruiseñor lejano,
el ronquido de un ancestro mar,
playas solitarias y bucólicas
de una sociedad a la que le gusta gritar.

¡Pobre sociedad!

Soledad,
nada más que sociedad,
vacilamos de sociables,
qué mentira más grande,
somos pobre animales racionales.

Pobres,
¿quién de nosotros engaña?
Todos o casi todos.
Si en lo más simple lo cagamos.
Nuestros pobres viejecitos,
esos que nos han hecho
y nos han educado,
los arrinconamos a todos
y a la residencia los llevamos.
No nos damos cuenta
que por el mismo camino vamos.
Y con la misma moneda pagamos.

La vieja encina
aunque sola en el campo
da cobijo a infinidad de aves y animales,
es solidaria y retoza de alegría.

¡Qué pena!
Que abre sus ramas como gallina
que cobija a sus polluelos.
Bendita voluntad que abre los cielos.
Solo. ¿Solo y para qué?
Si no somos nada.
Nuestra soledad es ignorada,
comprar nuestra soledad,
no cuesta nada.

Acentuar la ventura
rodando en un universo inmenso,
capaz de asimilar poblaciones
superpobladas, aglomeraciones.

Si el silencio de la naturaleza,
todo queda escrito,
caligrafías y manuscrito
con letras de oro.
Bazofia y podredumbre,
borrones y punto,
cuadricomía y fotografía
de alto valor,
donde la vista y el buen gusto
hace de un paisaje
y poder retozar.

Roto por el ruido
de un sigiloso y a la vez
ruido de las hojas al caer,
oteando al universo,
la brisa tenue agravará
la soledad más intensa,
encerrado en una inmensa bola,
las neuronas acentúan
en el sumo grado,
lo que no quiere ver.

No quiero encerrarme en mí mismo,
y contemplar el espectro.
Pero regalarme un algo más,
la luz del astro rey
y con eso quedaré contento,
al menos por un momento.

Al atardecer cada día
cuando vagando
aunque me encuentre contento,
el azote del viento
se adueñe de mí
Y susurrando al oído
en el más sepulcral silencio,
tan solo el balanceo del ciprés
como inclinadose y dándome un beso,
mi soledad volverá.
Venceré un y otro día
soy humano y por eso
lo exclamo cada día.

Soledad, Sociedad

¿Quién lo diría?

HIGINIO SAN MILLÁN

CANCÓ MARINERA

La nineta prou plorava
a la voreta del mar.
Ella prou que somniava
per l’amor que se n’havia anat.

Ai, de l’amor! Amoretes
bé prou que t’han mal ferit.
Surten tes llàgrimes netes
més brolla sang del teu pit.

No hi ha sang, sols és angoixa.
No hi ha cap punyal clavat
mes, n’hi ha un que et burxa
en el teu cor amagat.

No ploris, dolça nineta,
que aquest dolor passarà.
I aquesta sang que ara vesses
vers al mar se n’anirà.

I les sirenes que diuen,
que canten cançons d’amor,
en ses aigües, quan refili,
cantaran una cançó.

I allà lluny, enllà dels núvols
com un vent que bati el món,
foc i pluja, calma i rúfol
de sobte, callaran tots.

I sobre les grans onades
se sentirà una remor.
Són les sirenes que canten
buscant guspires d’amor.

I cada una que agafin
la posaran al teu cor
perquè ell també refili
content i curull d’amor.

TERESA ROIG

SOLO TE PIDO AMOR MÍO

Es un crucero de placer
el que llevamos vivido
siempre lo fuimos llevando
por los mejores caminos.

Solo te pido mi amor
que cuando este naufragando
contemplando las bellezas
las que hay en este barco
que me cojas de la mano
y me lleves a tu barco.

Para salir de ese naufragio
porque también voy pecando,
por eso quiero amor mío
que me lleves a tu barco.

Peco con el pensamiento
porque yo tengo mi barco
al que quiero y lo respeto
con el que voy navegando.

Llevo treinta y siete años
siendo el patrón de tu barco
no tiremos por la borda
el amor de tantos años.

Nuestro mar es muy grande amor mío
es mas grande que la Tierra
y no se puede comparar
con tu hermosura y belleza.

Hemos hecho nuestro barco
mas grande que un trasatlántico
navegando por los mares
lleva treinta y siete años.

En el criamos los hijos
que también van navegando
y enseñado a nuestros nietos
a subir a nuestro barco.

Por eso te pido cariño
que me dejes en tu barco
otros treinta y siete años
para poder disfrutarlos.

Como si fuera un crucero
de esos de amor y de rango
y poderte dar mil besos
cuando pasen esos años.

12 / 8 / 2003

POESIA ESCRITA POR ALONSO EL CRISTO

50 ANIVERSARIO

Nos casamos con mucho cariño

de nuestro amor un rosal floreció,
tres hijos maravillosos
que cuidamos con todo nuestro amor.

Nuestros hijos se casaron,
Manuel con Adela,
Jacob con Sole,
Pepito con Sara.

El rosal con más fuerza brotó.
6 nietos son el perfume
que en mi jardín floreció.

Tú me diste felicidad,
tú me diste cariño y amistad
yo te doy mi corazón
y que estemos muchos años más.

Felicidades, un abrazo


Isabel Milla. 27/3 /58

L'HEREU

Feia prop d’un segle que havia nascut.
Home de peus llargs, mans grans, alt i prim,
ulls blaus, serens i petits.
Va sentir parlar de dues guerres d’Europa
i va patir la nostra guerra civil.
Home íntegre de cor i de pensament
disposat a ajudar els veïns.
Va treballar la terra del matí a la nit
per poder sobreviure i deixar l’herència al fill,
l’hereu que havia de continuar treballant
conservant el patrimoni de Can Roig.
Ja ho crec, que era un bon home.
Va perdre la seva dona, després de molt temps de patir,
però ell no va perdre l’esperança,
Déu ho volia així.
Era el primer a l’hora de la missa,
el que més goig feia, el més eixerit.
L’home tenia quatre néts de dos fills.
L’hereva, una pubilla
estudiosa de carrera, que no tenia temps per tenir fills.
Com patia, aquest bon home!
Què seria de la casa i de les terres, què seria de Can Roig?
Van passar els anys i no arribava aquest hereu
que tan esperava.
Va passar molt de temps amb aquest sentiment.
De tant en tant preguntava,
Per què dues persones que compartien el mateix llit
no tenien fills?
Li responien, un dia si Déu ho mana.
I amb aquesta esperança, la seva pell, el cos i el seu cor
es van esgotant.
Quan el seu cos es corrompia dins del seu lloc
en el ventre de la seva néta va començar a florir
la llavor de l’hereu de Can Roig.
Abans d’un any va néixer
un marrec preciós, d’ulls blaus,
mirada encisadora i intel•ligent.
És un infant, i sembla que tingui cent anys. Ho entén tot.
És tan petit, que quan el miro penso que no és més que un nen,
és el nen, és l’hereu de Can Roig,
el que havia de ser aquí. 


Lara Pi



FER-SE GRAN

Els meus cabells són canosos,

tinc arruguetes inquietants,
un xic de dolor als ossos
i també insomnis constants.

“Ja ho he fet tot”, de vegades penso.
Quin goig! He pujat els fills,
de grat vaig cuidar els pares.
Amb l’espòs sóc molt feliç.

Tinc molts néts. Quina joia donen,
si s’esqueia els he cuidat.
No sempre em necessiten.
Què faig? Quedar-me al sofà?

Pujaré al tren, al vaixell…
M’ho repenso; agafaré l’avió.
La vida cada dia s’escurça,
vull veure més l’horitzó.

He gaudit de bons viatges,
m’ha agradat conèixer món,
però el meu poble té vida,
la seva gent és el millor.

Torno amb el tren…
Es para a cada estació.
A poc a poc ja em programo
activitats per fer jo.

Gimnàs, em cal mantenir-me.
Caminar, que també és bo.
Reflexió que a mi m’incita.
Què faig per un món millor?

Hi ha vellets que estan molt tristos.
Fem un grup i els visitem,
si els arrenquem un somriure
veureu que bé ens trobarem.

Faré el taller de memòria,
no m’anirà malament,
aprendré a manejar l’euro
i l’ordinador, que tampoc l’entenc.

Del respecte a la natura,
voldria ser-ne conscient.
Brossa orgànica, sola pura;
podria engrescar la gent?

Preparem festes, disfresses,
anirem al ball dels grans,
per aprendre a guanyar i perdre
muntarem jocs al casal.

Tot jugant, tot fent tertúlies,
ens sentirem catalans.
Compartint les experiències,
ens tornarem més humans.

Avis, àvies,
voleu també pujar al tren?
Mes no us ho penseu gaire,
no sigui cas que el perdem.

Rosa Juncadella

ELOGIO AL TRABAJO

Fuente de vida eres ¡Bendito trabajo! Trabajar con amor con deseo de prosperar honradamente y buen servicio es vivir sin morir. Yo para no complicarme la vida, quise tenerte por vocación con afán de hacer las cosas bien y así nunca cansada me sentí.
Siempre he creído que el trabajo sea cual sea da felicidad, si te amoldas a él termina por gustarte, a mi me dio satisfacciones.
Con firmeza troté alegre con ganas de hacer las cosas bien para que nadie sufriera por mi culpa.
Tuve claro que la solidaridad también es amar al trabajo a mi me impregno de gozo y crecí como persona. Pienso que el trabajo bien hecho crea cosas grandes, y después del retiro queda el fruto.
Personalmente me siento bien, procuré en mis trabajos ser responsable aprovechando el tiempo para nunca tener que reprenderme por no haber cumplido. Cuando fue necesario las horas pasaban de los sesenta minutos y valió la pena, además del salario adquirí confianza y cariño.
Es triste que haya personas que se cachondean y quieren vivir sin trabajar mirando como trabajan otros cobrando más y las horas las hacen más cortas.
Yo pienso que si el trabajo estuviera mejor repartido y mas controlado el mundo dejaría de tener tanto poderío en unos y la incertidumbre y angustia en otros.
Pues lo único positivo que produce el paro es que la gente que lo vive de cerca pasando necesidad y con ganas de trabajar hablan con aprecio del trabajo valorándolo como el tesoro que realmente es. ¡GRACIAS BENDITO TRABAJO!
Salomé Díaz

RUTA DEL TAMBOR Y EL BOMBO


La otra Semana Santa


Se va acercando el día,
el silencio es atroz,
cientos y cientos de personas,
son fieles y clavan su propia voz.
Mañicos, catalanes, madrileños
todos son admiradores,
de una semana santa distinta
comprendiendo esas devotas tradiciones.
Se rompe la hora en la zona,
Albalate, Alcorisa, Andorra, Hijar,
La Puebla, Urrea, Samper,
eso el jueves con un gran frío
un cierzo que cortaba el golpe
del ruido del tambor y el bombo,
calaba un ensordecedor soñar
de un colorido y misterio en el valle
de la ruta del bombo y tambor.
Batas de un colorido distinto
cada pueblo tiene su tradición,
con su distintivo más familiar
que su cofradía que la distinguió.
Bombos gigantes
golpes acompasados
fotos y más fotos, filmaciòn,
todo envuelto por olivos y almendros,
yemas de hojas que el invierno engendró.
El viernes santo guarda
Calanda y Alcañiz
uno el medio de viernes
el otro cuando va insperir
desde la gente anciana a jóvenes
niños toda la familia a son
el repicar de sus palillos
sobre el bombo
hasta hacer brotar la sangre,
de su mano al son de golpear,
siempre una semana santa muy peculiar.
Aunque están muy cercano el uno del otro
todas son muy distintas,
todas tienen su encanto,
desde la más pequeña a la más grande
en el Bajo Aragón
deja un poso y un calado,
que desde el más agnóstico
al más devoto
le deja el corazón captado,
y por fin Alcañiz,
Viernes al finalizar,
rompe la hora la gran ciudad,
es la hora de comenzar a no llorar.
Comienza a trabajar otra semana santa,
comienza ya a trabajar,
en esa tierra ruda y vasta,
que muchos cierzos y lluvias
en ese Bajo Aragón tiene que dar.
Higinio San Millán. 23-3-2008

SANT JORDI


Era el dia de Sant Jordi
i trista em vaig despertar
no tenia cap idea
que en el jorn pogués passar.
Vaig sortir gairebé d’esma
al camp un tomb a donar
i m’asseguí en una pedra,
vella de qui sap quan.
La pedra era la ruïna
d’un rònec i vell altar
d’una encara i més rònega ermita
en mig d’un vell camp de blat.
No trobí flor de cap mena
que al altar pogués posar,
sols unes minses espigues
que prou el van adornar.
Les espigues eren fresques
i l’ermita es revifà,
cada brot que allí posava
en or s’anava tornant,
o bé a mi m’ho semblava
pel seu color groc brillant.
De sobte, prop de les ruïnes
un llampec fort va esclatar
i les espigues no hi eren,
sinó flors de veritat!
I les ruïnes que ara veia
eren flors amb tot l’esclat:
poncelles, roses descloses,
violes i lliris blancs,
i una mimosa enfiladissa
cobria el cel del altar.
I mentre jo embadalida,
no em cansava de mirar,
les meses amb ses espigues
es movien com el mar.
Beneïda la jornada
que trista em vaig despertar,
ha estat la millor diada
de sant Jordi nostre Sant.

Teresa Roig

HACE AÑOS

Hace años, quise hacerme de un buen perro guardián para la casita que había comprado en pleno campo. Me dirigí a la Sociedad Protectora de Animales, de Barcelona en un lugar cerca del Tibidabo, con la idea de adoptar uno. Al llegar a las puertas del centro, vi a un perro de mediana alzada, que estaba allí, atado a un árbol, al lado de la misma puerta. Era un ejemplar mezcla de pastor alemán y belga, una preciosidad. Se le veía bien cuidado. Su dueño, posiblemente quiso deshacerse de él, váyase a saber por qué causa, y lo dejó allí, abandonado a su suerte. Me acerqué a él y lo acaricié. No dio muestra de agresividad alguna y lo desaté, con la idea de llevarlo conmigo. Pero antes llamé al timbre del Centro para notificarlo. A mi llamada acudió un tipo, con cara de pantera sonámbula al que le dije que quería adoptar al perro en cuestión que estaba abandonado allí a las puertas del Centro. Empezó a gritarme y a acusarme de no sé que cosas…
Viendo como se puso el tipo me di media vuelta y me encaminé hacia mi coche con la idea de mandarlo todo a paseo. Pero hete aquí que el perro, al ver que me iba, me siguió, ante la desesperación del sujeto, que asomado a la ventana seguía con sus gritos. Llegué al coche y al abrir la portezuela el perro se coló adentro. Arranqué y me fui de allí a toda pastilla. Por el retrovisor aún veía al sujeto jurando en arameo. Me llevé a Nicky a mi casita y se adaptó muy bien. Pero el final de esta historia es triste. Porque la finca no estaba vallada y Nicky cada noche se escapaba para hacer sus correrías nocturnas. Algunos días aparecía con un conejo en la boca, que había cazado por el monte. Pero un día me avisaron de que había un perro herido en la carretera, que quizá podría ser el mío, Nicky. Cogí el coche y me acerqué al lugar del accidente. Y, efectivamente, allí estaba, moribundo. Había sido atropellado por un coche. Llegué a tiempo de recibir el último lametón de su vida, que me lo dio en la mano.

MIGUEL RAMOS